Cada vez que me preguntan, que me gusta más..., hacer fotos o vídeos de Semana Santa?. Lo tengo muy claro, sin duda, me decanto totalmente por el vídeo. Volver a vivir virtualmente esos momentos con imágenes en movimiento y con el sublime sonido de la Semana Santa ha hecho que durante casi 30 años haya grabado nuestra Semana Santa, 30 años excepto 5. En el periodo 2003-2007 lo dediqué exclusivamente a la fotografía cofrade. La aparición de las nuevas cámaras digitales que supuso una revolución en la historia de la fotografía, su versatibilidad, su fácil manejo y las posibilidades de edición, hizo que me sintiera tentado en la Semana Santa de 2003. Meses antes de esa Semana Santa y buscando cámara con la mente puesta en que me permitiera hacer fotos de larga exposición y que me lo pudiera permitir económicamente, hizo que casi viviera en la tienda de Pepe Vega de calle Granada, creo que el día que finalmente compré la cámara se fueron de cena para celebrar que iban a descansar de mí una temporada. Y es que el binomio de lo que yo quería de la cámara y precio ajustado era una tarea complicada. Mi condicionante era que la cámara pudiera manejarla en modo manual para controlar el tiempo de exposición y el diafragma para poder hacer algo que se asemejara a los maestros Julio Bravo, Bermudez Recio o Eduardo Nieto (parece la terna de un cartel taurino), pero no, quién no conoce a estos tres grandes fotógrafos de aquella época con sus grandes carteles que durante años han decorado mi habitación de estudio. Si, lo tenía muy claro, o hacía eso, o seguía con el vídeo. Y por fin ya tenía cámara, mi primera cámara digital. Una maravilla de aquella época. Muy pocas, pero muy pocas digitales se veían en aquella ya distante Semana Santa. Era mi Canon A40¡¡¡. Una joya de 2 megapixel y un zoom óptico x4¡¡¡. Galería Fotográfica Las fotos antiguas, un poco de historia
﷯Da risa, verdad?. Hoy en día hasta cualquier móvil de baja gama dá mayor resolución que aquella cámara que aún conservo hasta con cariño aunque pueda parecer excesivo por lo material. Aquella cámara a pesar de sus limitaciones, sobre todo si las comparamos con las actuales, me permitió adentrarme y explorar ese mundo fotográfico y su potencial creativo sin límites. Como todos, los que nos gusta hacer fotografía o vídeo cofrade esperamos el Domingo de Pasión para poner a prueba nuestras últimas adquisiciones, nuestros equipos como examen previo a la maratón que está por llegar. Así, centenares de fotos fueron a parar a la papelera, pero no era una tarea en vano, pues cada una te iba acercando a tu objetivo: capturar el momento con la luz ambiente y con un entorno que embelleciera el conjunto. Tarea que en muchas ocasiones, era más que difícil. Y así llegó esa Semana Santa de 2003 con un saldo de más de 2500 fotografías, a pesar de lo carísimas que eran las baterías y las tarjetas de memoria de aquella época y que tantas limitaciones me daba, pues me obligaba a volver a media jornada cofrade a casa para descargar las tarjetas y cargar las baterías. Con esta cámara fotografié 3 años (2003-2005), perfeccionando poco a poco y consiguiendo algunas fotos que podéis ver en las galerías. Para la Semana Santa de 2006 tenía en mente volver al vídeo, pero un regalo inesperado de mi esposa, hizo que continuara con la fotografía. En mi cumpleaños, cercano siempre o en plena cuaresma, pues cumplo en Febrero, me regala una Bridge Casio que en una ocasión estuve viendo en El Corte Inglés, pero como algo inalcansable por el momento, fantaseando tenerla y las maravilosas fotografías que podría hacer con ese salto cualitativo. Más resolución, mucho más zoom y muchas más prestaciones. ﷯Pero esa cámara sólo la tuve en mi poder 5 días, terminé devolviéndola pues era un "quiero y no puedo"; y ya que mi mujer hizo ese esfuerzo, mejor que al menos la cámara cumpliera con mis expectativas. Finalmente opté por la Fuji S9500. El salto era astronómico en comparación a la antigua Canon y fue mi inseparable compañera en la Semana Santa de 2006 y 2007 y que también podréis ver algunas fotos. Vuelvo con el vídeo a partir de 2008 y me olvido de las fotos, vuelvo a mis orígenes y a lo que más me llena, captar no solo la imagen, la instantánea, mejor que eso es captar el momento completo. Dejo atrás casi 15000 fotografías que siempre he tenido la inquietud de subir a la antigua web y que nunca se subieron, por desidia y por las limitaciones de la web. El que la fotografía vuelva a esta nueva web, como también hacer la propia página, es algo que ha influido notablemente mi hijo. ﷯El me ha acompañado desde muy niño en cada Semana Santa y me ha ayudado especialmente a llevar el material, el trípode, el bolso, las baterías. Ufff, viendo esta foto me da un poco pesar de conciencia pues ha sido mi sherpa en todos estos años. Siempre ha tenido en mayor o menor medida interés por la Semana Santa, pero ha sido en los dos últimos años cuando la sensibilidad cofrade ha hecho mella en él, y muy especialmente cuando vivió la extraordinaria de la Macarena con motivo del cincuentenario de su coronación. Macareno le llamo cuando bromeo con él. Mi ilusión y mi planteamiento con él era que grabara igualmente vídeo, y así cubrir más fácilmente todas las cofradías al repartírnoslas, o grabar a dos cámaras algunas. Pero nada más lejos de eso, a él lo que le gusta es la fotografía cofrade, y es lo que quiere hacer por más que le diga de los muchos y muy buenos fotógrafos que tiene nuestra Semana Santa. Su juventud, sus ganas y sus estudios de periodismo es lo que ha hecho de volver a retomar la web que estaba absolutamente abandonada, el responsable de que se suban estas fotos antiguas por mucho que le haya dicho su nulo interés por el tiempo pasado, y es él…. el que hará a partir de ahora las fotografías de las próximas Semana Santa, en ello estamos…..

Cada vez que me preguntan, que me gusta más..., hacer fotos o videos de Semana Santa?. Lo tengo muy claro, sin duda, me decanto totalmente por el video. Volver a vivir virtualmente esos momentos con imágenes en movimiento y con el sublime sonido de la Semana Santa ha hecho que durante 30 años haya grabado nuestra Semana Santa, 30 años excepto 5. En el periodo 2003-2007 lo dediqué exclusivamente a la fotografía cofrade. La aparición de las nuevas cámaras digitales que supuso una revolución en la historia de la fotografía, su versatibilidad, su fácil manejo y las posibilidades de edición hizo que me sintiera tentado en la Semana Santa de 2003.

Meses antes de esa Semana Santa y buscando cámara con la mente puesta en que me permitiera hacer fotos de larga exposición y que me lo pudiera permitir económicamente, hizo que casi viviera en la tienda de Pepe Vega de calle Granada, creo que el día que finalmente compré la cámara se fueron de cena para celebrar que iban a descansar de mí una temporada.

Y es que el binomio de lo que yo quería de la cámara y precio ajustado era una tarea complicada. Mi condicionante era que la cámara pudiera manejarla en modo manual para controlar el tiempo de exposición y el diafragma para poder hacer algo que se asemejara a los maestros Julio Bravo, Bermudez Recio o Eduardo Nieto (parece la terna de un cartel taurino), pero no, quién no conoce a estos tres grandes fotógrafos de aquella época con sus grandes carteles que durante años han decorado mi habitación de estudio. Si, lo tenía muy claro, o hacía eso, o seguía con el video.

Y por fín ya tenía cámara, mi primera cámara digital. Una maravilla de aquella época. Muy pocas, pero muy pocas digitales se veían en aquella ya distante Semana Santa. Era mi Canon A40¡¡¡. Una joya de 2 megapixel y un zoom óptico x4¡¡¡.

Da risa, verdad?. Hoy en día hasta cualquier móvil de baja gama dá mayor resolución que aquella cámara que aún conservo hasta con cariño aunque pueda parecer excesivo por lo material.

Aquella cámara a pesar de sus limitaciones, sobre todo si las comparamos con las actuales, me permitió adentrarme y explorar ese mundo fotográfico y su potencial creativo sin límites.

Como todos los que nos gusta hacer fotografía o video cofrade esperamos el Domingo de Pasión para poner a prueba nuestras últimas adquisiones, nuestros equipos como examen previo a la marathon que está por llegar.

Así, centenares de fotos fueron a parar a la papelera, pero no era una tarea en vano, pues cada una te iba acercando a tu objetivo: capturar el momento con la luz ambiente y con un entorno que embelleciera el conjunto, tarea que en muchas ocasiones era más que dificil.

Y así llegó esa Semana Santa de 2003 con un saldo de más de 2500 fotografías, a pesar de lo carísimo que eran las baterías y las tarjetas de memoria en aquella época y que tantas limitaciones me daba pues me obligaba a volver a media jornada cofrade a casa para descargar las tarjetas y cargar las baterías.

Con esta cámara fotografié 3 años (2003-2005), perfeccionando poco a poco y consiguiendo algunas fotos que podeis ver en las galerias.

Para la Semana Santa de 2006 tenía en mente volver al video, pero un regalo inesperado de mi esposa, hizo que continuara con la fotografía.

En mi cumpleaños, cercano siempre o en plena cuaresma, pues cumplo en Febrero, me regala una Bridge Casio que en una ocasión estuve viendo en El Corte Inglés, pero como algo inalcansable por el momento, fantaseando tenerla y las maravilosas fotografías que podría hacer con ese salto cualitativo. Más resolución, mucho más zoom y muchas más prestaciones.

Pero esa cámara sólo la tuve en mi poder 5 días, terminé devolviéndola pues era un "quiero y no puedo"; y ya que mi mujer hizo ese esfuerzo, mejor que al menos la cámara cumpliera con mis expectativas. Finalmente opté por la Fuji S9500. El salto era astronómico en comparación a la antigua Canon y fué mi inseparable compañera en la Semana Santa de 2006 y 2007 y que también podréis ver algunas fotos.

Vuelvo con el video a partir de 2008 y me olvido de las fotos, vuelvo a mis orígenes y a lo que más me llena, captar no solo la imagen, la instantánea, mejor que eso es captar el momento completo.

Dejo atrás casi 15000 fotografías que siempre he tenido la inquietud de subir a la antigua web y que nunca se subieron, por desidia y por las limitaciones de la web.

El que la fotografía vuelva a esta nueva web, como también hacer la propia página, es algo que ha influído notablemente mi hijo.

El me ha acompañado desde muy niño en cada Semana Santa y me ha ayudado especialmente a llevar el material, el trípode, el bolso, las baterías. Ufff, viendo estas fotos me dá un poco pesar de conciencia pues ha sido mi cherpa en todos estos años.

Siempre ha tenido en mayor o menor medida interés por la Semana Santa, pero ha sido en los dos últimos años cuando la sensibilidad cofrade ha hecho mella en él, y muy especialmente cuando vivió la extraordinaria de la Macarena con motivo del cincuentenario de su coronación. Macareno le llamo cuando bromeo con él.

Mi ilusión y mi planteamiento con él era que grabara igualmente video, y así cubrir más fácilmente todas las cofradías al repartírnolas, o grabar a dos cámaras algunas, pero nada más lejos de eso, a él lo que le gusta es la fotografía cofrade, y es lo que quiere hacer por más que le diga de los muchos y muy buenos fotógrafos que tiene nuestra Semana Santa.

Su juventud, sus ganas y sus estudios de periodismo es lo que ha hecho de volver a retomar la web que estaba absolutamente abandonada, el responsable de que se suban esas fotos antiguas  por mucho que le haya dicho su nulo interés por el tiempo pasado, y es él…. el que hará a partir de ahora las fotografías de las próximas Semana Santa, en ello estamos…..

 

 

Galería Fotográfica 2003-2007
Diseño y edición Web: Miguel Damián González Pozo Editor de contenidos: Jose Miguel González Ruiz lacamaracofradeweb@gmail.com
Siguenos:
@tronoman @lacamaracofrade